La Administración Electrónica ha venido para quedarse por Gontzal Gallo

En Wichester 73, estrenamos la sección los “7 Magníficos” con esta colaboración de Gontzal Gallo. Dice así…

 

A estas alturas de la película, ya es conocida por todos nosotros la llamada Ley de Administración Electrónica (o para los puristas Ley 11/2007, de 22 de junio, de acceso electrónico de los ciudadanos a los Servicios Públicos).

Esta Ley lo que pretende dar es una vuelta de tuerca a nuestra Administración y llevarla al mundo 2.0, así como acercar sus procedimientos a nosotros, los “sufridos ciudadanos”, además de hacernos la vida más sencilla cuando tenemos que lidiar con la burocracia.

No pretendo hacer un resumen de esta normativa, más que nada, porque en un post se me haría imposible o, si lo hiciera, al tercer párrafo el lector se me quedaría dormido. En cambio, si me interesa lanzar una reflexión para las Administraciones.

Desde que se promulgó la Ley, las diferentes Administraciones Públicas, han tenido diversas iniciativas para “pasarse al mundo del 2.0” y explicar las bondades de realizar cualquier trámite desde tu casa, sin esperar colas y con la mayor comodidad. Y para muestra un botón: el Portal http://administracionelectronica.gob.es/ en donde se recogen, entre otras cuestiones, las novedades más “interesantes” en esta materia en el conjunto del Estado.

Particularmente, como jurista, siempre he estado a la expectativa de cómo iba a encajar esta normativa  conel procedimiento administrativo. Pues bien, con el siguiente ejemplo, en forma de Sentencia, lo intentaré explicar: Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad de Madrid 498/2011, de 7 de junio de 2011.

El resumen de los antecedentes de hecho de esta Sentencia sería el siguiente:

6-11-2007: La Inspección de la Agencia Tributaria incoa una Acta de Inspección respecto a un “interesado” con una propuesta de liquidación. En dicha Acta se hacía mención a “se entendería producida y notificada la liquidación tributaria de acuerdo con dicha propuesta si en el plazo de un mes no se hubiera notificado al interesado acuerdo del Inspector-Jefe rectificando errores materiales, ordenando completar el expediente con nuevas actuaciones o confirmando la liquidación propuesta en el acta”.

13-11-2007: El “interesado” se da de alta en el Servicio de Notificaciones Telemáticas de la Agencia Tributaria.

19-11-2007: La  Agencia Tributaria dicta acuerdo de confirmación de la propuesta de liquidación.

21-11-2007: Envío del anterior acuerdo al domicilio postal del “interesado”.

11-01-2008: Pago del “interesado”.

18-02-2008: Providencia de apremio del 5% de la deuda (más de 11.000 euros) por no haber pagado en el período voluntario. Según la Agencia Tributaria, el período voluntario terminó el 8-01-2008 y el “interesado” pagó el 11-02-2008.

El “interesado” solicita, en la demanda, la anulación de la providencia de apremio en el que se le reclamaba una deuda de más de 11.000 euros, alegando que el 13-11 se dió de alta en el Servicio de Notificaciones Telemáticas y el 19-11, le enviaron la propuesta de liquidación vía postal. La Sentencia versa sobre si esa notificación vía postal que se le hizo el 19-11 es válida.

Ya os puedo adelantar que la Sentencia le da la razón al “interesado” y para ello, se acoge a la Ley 11/2007 y en concreto a sus artículos 27 y 28. El siguiente párrafo de la Sentencia es esclarecedor:

“art. 27.1 , relativo a las comunicaciones electrónicas, establece que los ciudadanos podrán elegir en todo momento la manera de comunicarse con las Administraciones Públicas, sea o no por medios electrónicos, añadiendo el apartado 2 del mismo precepto legal que las Administraciones Públicas utilizarán medios electrónicos en sus comunicaciones con los ciudadanos siempre que así lo hayan solicitado o consentido expresamente. En el mismo sentido, el art. 28.1 de la indicada Ley afirma: “Para que la notificación se practique utilizando algún medio electrónico se requerirá que el interesado haya señalado dicho medio como preferente o haya consentido su utilización, …”.

Por ello el Tribunal considera que a partir del 13-11-2007, (día en que el interesado se dió de alta en el Servicio de Notificaciones Telemáticas) la Agencia Tributaria no podía elegir el medio de notificación, sino que tenía la obligación de notificar por vía electrónica, y no lo hizo ya que 8 días más tarde envío una comunicación por vía postal. Por tanto esta última notificación carece de eficacia jurídica, y se anula la providencia de apremio.

¿Que caso a modo de conclusión del ejemplo expuesto? Que la no implantación de la Administración Electrónica puede llegar a afectar a los procedimientos administrativos, como en el caso que se ha expuesto.

Por eso, mi consejo, como “sufrido ciudadano” que pretendo dar a las Administraciones es que no sólo deben explicar las bondades de la Administración Electrónica, sino que debe ser implantada efectivamente, porque la Administración Electrónica ha venido para quedarse.
Autor:
Gontzal Gallo
Consultor – auditor jurídico en Protección de Datos
http://www.gontzalgallo.com
Twitter: @gongaru
Linkedin: Gonzalo Gallo
Google+: +Gontzal Gallo

Anuncios

1 Response to “La Administración Electrónica ha venido para quedarse por Gontzal Gallo”


  1. 1 Salirdeinternet.com enero 28, 2012 en 8:50 am

    Muy buen artículo.
    FJavier, pedazo crack que has fichado con Gontzal!
    Cesión?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Twitteando

¿De qué hablamos?


A %d blogueros les gusta esto: