Derecho al olvido y hemerotecas digitales.

Ahora que está tan de moda dentro del mundo “eleopediano” la re-formulación del derecho de oposición y cancelación para aplicarlo al ámbito digital –derecho al olvido lo llaman-, propongo analizar un par de supuestos –realmente son tres- para recabar vuestra opinión, y ver entre todos que nos “sale” (anda, que como no conteste nadie…).

Puesto que la mayoría de resoluciones del derecho al olvido de las Autoridades de Protección de Datos se han referido al ejercicio del mismo respecto a los Boletines Oficiales, voy a complicar un poco el asunto refiriendo los supuestos a las hemerotecas digitales.

Ahí van,

Caso 1:

Un municipio decide publicar en su web de manera digitalizada la revista “Mi pueblo”, editada entre 1978-1984. En uno de sus números, aparecía la siguiente noticia sobre un particular con sus nombres y apellidos (por “decoro profesional”, los anonimizo):

“D. JSS pasó un día en las dependencias policiales por robar una gallina del alcalde”.

Durante mucho tiempo, D.JSS fue conocido en ese pueblo como “el roba gallinas del alcalde”. D. JSS reclama no sólo que ningún buscador le indexe sino que esa noticia desaparezca de la revista “Mi pueblo” en formato digitalizado.

El municipio alega que dicha revista tiene un valor histórico y que si elimina la misma tendría que eliminar muchas otras de otros particulares para no discriminar, con lo que la revista perdería todo su valor.

Caso 2:

Como el supuesto descrito anteriormente ocurrió un verano en el que, como de costumbre, no había noticias, un periódico de ámbito nacional publicó dicha noticia.

Ahora ese periódico ha lanzado su hemeroteca digital, por lo que D. JSS realiza la misma petición que en el caso anterior.

Aunque la publicación se hizo sin nombres y apellidos, al citar el pueblo y ser este pequeño, D. JSS entiende que es perfectamente identificable por sus vecinos, los cuales, la mayoría de ellos son lectores de dicho diario, y que la noticia ha perdido su carácter de “noticiable”.

El periódico alega que eliminar dicha noticia supondría limitar el derecho de información, además de un aluvión de peticiones en el mismo sentido.

Caso 3:

Un entrenador de gran actualidad que en su día dio positivo en un control antidopaje pero que después ganó su caso y por tanto fue declarado inocente, se queja de que al buscar su nombre en google, lo primero que sale es lo del dopaje.

Quiere que más de 300 periódicos eliminen dicha información en Internet.

 No pide nada respecto al google y demás buscadores porque entiende que la responsabilidad la tiene quien publica.

Los periódicos alegan, además del derecho de información, que esa persona tiene un perfil público, y que es de “especial relevancia para la sociedad”.

Espero vuestras respuestas y opiniones.

Anuncios

4 Responses to “Derecho al olvido y hemerotecas digitales.”


  1. 1 Manuel Moreno noviembre 22, 2011 en 2:00 pm

    Lo que no puede ser es que bajemos los brazos y aceptemos que todo se puede digitalizar y desde ese momento solo nos queda aguantarnos. Creo que en todos los casos el afectado dería poder ejercer sus derechos, especialmente en casos donde la información no es veraz, o que dejo de ser noticiable. los procedimientos de corrección son sencillos y no supone un problema tan grande para las hemerotecas. No se trata de censurar sino de defender derechos.

  2. 2 Angeli noviembre 23, 2011 en 10:02 am

    Los buscadores de información son una maravilla, pero en estos casos son sumamente invasivos de la privacidad y el derecho al honor. El principal problema, como en el caso del BOE, esque ya todo esta al alcance de un click y no, como antes, de un esfuerzo extra como sería el adquirir la revista o ir a una hemeróteca.

  3. 3 fjaviersempere noviembre 25, 2011 en 7:58 am

    Muchas gracias por vuestros comentarios y aportaciones.

  4. 4 AD EDICTUM noviembre 25, 2011 en 8:06 am

    Buenas. Aquí me tiene Usted, Fernando Galindo, a sus pies, un servirdor, un amigo, etc, etc….

    Como siempre, voy a hacer de mohicano.

    Hemos llegado a un punto en el que el ciudadano sólo parece tener derechos y no obligaciones. Nadie se hace responsable de nada ni asume las consecuencias de sus actos.

    Uno de los resultados de esto (porque hay muchos, en muy distintos ámbitos) es que la lopedé y los derechos ARCO se extiran lo indecible:
    – Si he matado a mi suegra y sale en el periódico, tengo derecho a cancelarlo.
    – Si me embargan y, como me han podido notificar, se publica en el BOE, tengo derecho a cancelarlo.
    – Si no me dan la historia clínica de mi abuela, aunque el derecho de acceso sea personalísimo, tengo derecho a que me la entreguen.

    La Lopedé es la vía fácil, porque no hay que gastar en abogado y procurador. Además, la Agencia suele mostrarse favorable a los intereses del particular. Por no hablar de cuando el responsable del fichero, que tiene colgada la espada de Damocles de una sanción sobre su cabeza, se lo piensa y recula.

    Los medios de comunicación llevan publicando noticias desde antes de Internet y ya se han habilitado mecanismos de defensa de los derechos de los particulares ¿Por qué no se recurre a ellos? El entrenador y el robagallinas pueden ejercer el derecho de rectificación de la Ley Orgánica 2/1984 o las acciones derivadas de la Ley de defensa del derecho al honor, intimidad, etc…Si tan seguros están de sus derechos que los defiendan ante un Juez y luchen mínimamente por ellos.

    Hay vida más allá de la Lopedé.

    PD: Y por cierto, además del derecho a la información, también están los derechos de las víctimas. Muchas veces, el resarcimiento de las ofensas pasa por que no se olviden, o por poder comunicarlas a la sociedad. No sé Usted, pero yo estoy harta de perdonar errores. El que es un sinvergüenza, ya robe una gallina o ya desfalque 300.000 euros, no puede borrar lo que ha hecho y pasearse por el pueblo como si nada.

    La protección de datos no debería convertirse en un mecanismo para modificar la historia y reescribirla al gusto.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Twitteando

¿De qué hablamos?


A %d blogueros les gusta esto: